Páginas

miércoles, 24 de agosto de 2016

EL MITO DE ROSETO Y EL JUEGO DE ULTIMATUM


El juego del Ultimátum es un juego experimental de economía en el cual dos jugadores interactúan de manera anónima y una sola vez, por lo que la reciprocidad no es un problema. A un jugador (A) se le propone que reparta una determinada cantidad de dinero (generalmente 100€) con otro jugador (B), según le convenga, haciendo una única y definitiva propuesta. El jugador (B), por su parte, podrá aceptar o no dicha propuesta. En caso de no aceptar, ningún jugador ganaría nada. Por el contrario, si acepta se procede al reparto según la propuesta realizada, por el jugador (A). Fuente: Wikipedia.


En 1961 se observó por primera vez en una comunidad de Pensylvania, Estados Unidos, llamada Roseto un curioso dato estadístico: Existía una muy baja tasa de infarto de miocardio en comparación con otras localidades incluso cercanas.

Roseto es un pequeño pueblo. Su núcleo urbano fue fundado en su totalidad por inmigrantes italianos originarios del pequeño pueblo italiano situado a los píes de los Apeninos llamado Roseto Valfortore. A finales del siglo XIX el pueblo italiano experimentó un gran flujo migratorio y los rosetianos se desperdigaron por todo el mundo pero un grupo muy importante emigró al estado de Pensilvania con la intención de trabajar cerca de una cantera de pizarra. Con el devenir de los años los rosetianos fundaron todo un pueblo al que denominaron Roseto en homenaje a sus orígenes.

A mediados del siglo XX Roseto era un pueblo estadounidense como otro cualquiera con sus servicios y su médico, pero tenían una diferencia fundamental, los rosetianos apenas sufrían enfermedades cardiovasculares. También se observó que nadie menor de 55 años había muerto de infarto, la tasa de mortalidad era un 35% menor que en el país y había menos problemas sociales como alcoholismo, delincuencia y no se tenían datos de ningún suicidio. 

El doctor Wolf empezó a estudiar a la población de Roseto tomando en cuenta parámetros médicos. En un principio se hipotetizó sobre unos supuestos hábitos alimentarios propios de una comunidad mediterránea que les beneficiaría respecto a la población americana que se alimentaba a base de una dieta basada en azúcares y proteínas, pero la hipótesis fue desechada. Los rosetianos habían adquirido los hábitos alimenticios propios de la sociedad americana e incluso en los apuntes del doctor Wolf se observaba que el hábito del tabaquismo estaba muy extendido entre la población.

La siguiente suposición se dirigió al fondo genético de los rosetianos; pero al estudiar la incidencia de las enfermedades cardiovasculares en otros rosetianos que no residían en Roseto (Pensilvania) también se desechó esta hipótesis porque aquellos rosetianos que residían en otras partes de Estados Unidos sufrían enfermedades cardiovasculares con la misma incidencia que los demás estadounidenses.

El siguiente estudio se centró en el estudio de la zona geográfica, pero poblaciones colindantes como Bangor o Nazareth tenían las mismas tasas de incidencia que las demás poblaciones de Estados Unidos.

El doctor Wolf contó con la colaboración del sociólogo John Bruhn quien resultó ser vital en el esclarecimiento del misterio de Roseto. Ambos observaron que los rosetianos habían construido una comunidad muy cohesionada. Todos se ayudaban mutuamente; en una población de apenas dos mil habitantes había veintidós organizaciones cívicas. Las casas donde convivían tres generaciones eran inusualmente frecuentes. Los domingos todo el pueblo se congregaba en la parroquia Nuestra Señora del Monte Carmelo para celebrar conjuntamente la misa. Se potenciaba sobremanera el igualitarismo y los más afortunados ayudaban a los más desfavorecidos. En definitiva, el sentimiento de comunidad era extremadamente extraordinario para una comunidad afincada en un país donde se primaba sobremanera el individualismo.

Como acertadamente expone en la conferencia Cesar Renduales “Recuperación y Neoliberalismo” que enlazo dentro de las XXI jornadas de la AMSM realizadas en Madrid en febrero de 2016, lo que ocurría en Roseto era sumamente interesante porque fue de las primeras veces en que se demostró empíricamente que los vínculos sociales creaban una fuerte red de seguridad que afectaba tanto a la salud física como a la psíquica.

Tristemente, a medida que los rosetianos fueron adaptando su forma de vida a las pautas económicas y sociales del resto de Estados Unidos su salud y su esperanza de vida también mermó. 10 años después del estudio ya estaban perfectamente equiparadas.

La fragmentación y la atomización social es un efecto casi automatico del aumento de las desigualdades sociales. La desigualdad exacerba la desconfianza en los demás, se dejan de hacer cosas juntxs, empezamos a hacerlas solxs y además vigilando lo que hace el otro. Al contrario que en nuestros tiempos, a lo largo de la historia, la mayoría de las sociedades han perseguido la igualdad como forma de cohesión social.

Los resultados experimentales encontrados en Roseto al igual que los deducidos del Juego de Ultimátum realizados a lo largo de muchos años y en numerosos países demuestran, al contrario de lo que propone la universalmente aceptada Teoría liberal del Homo economicus, que las elecciones sobre criterios de justicia y equidad priman sobre las de beneficio. La gente prefiere perder dinero antes que aceptar la desigualdad lo que implica que tenemos sesgos profundamente igualitaristas asentados en nuestra mente y en nuestro cuerpo.

Fuentes:  

[SALUD MENTAL] ESPACIOS DE LOCURA Y PARTICIPACIÓN


"Cualquiera que tenga forma puede ser definido
 y cualquiera que pueda ser definido puede ser vencido.
 Identificar al enemigo.
Organizarse para vencer"

 Portavoz
Fuente: primera vocal
 
Vídeo de la Ponencia de Jim Van Os sobre: "La psicosis como un continuum o como algo diferente al resto de experiencias de sufrimiento psíquico" presentada en las XXI Jornadas de la Asociación Madrileña de Salud Mental desarrolladas en febrero de 2016.

En ella, Jim Van Os, sostiene la necesidad de un cambio de paradigma presentando datos científicos contrarios a las preconcepciones que manejan los clínicos sobre la esquizofrenia. Propone que éste es un término inútil que solamente existe a través de la reificación y que consecuentemente debería  dejar de usarse, recordándonos que:

"No existe ningún marcador biológico diagnóstico para ningún trastorno. También que la paradoja es que la genética, si algo ha demostrado, es que desarrollar esquizofrenia es humano."

Van Os describe como en términos científicos no existe la dicotomía entre trastornos biológicos y psicosociales. Presenta un modelo para entender la psicosis como un rasgo relacionado con atribuir hiper significado al entorno. “El profesional no tiene que salvar al paciente, tiene que acompañarle para que se salve él mismo” y "hay que empezar a reconocer lo que no sabemos" para evitar el riesgo, en el contexto de un sistema hipermedicalizador, de medicar cualquier cosa que esté dentro, de manera arbitraria, del continuo de la psicosis y de las nuevas categorías o dimensiones que se plantean como alternativas a las ya caducas.


"No podemos entender, criticar y por lo tanto atacar la cárcel si la consideramos como un ente aislado en sí mismo, desligado del mundo, de la realidad  y de nosotras. Si la vemos como una fortaleza, ésta permanecerá inexpugnable."


sábado, 20 de agosto de 2016

PORTAVOZ - "EL OTRO CHILE"


"(...) No hay extensión más grande que mi herida, / lloro mi desventura y sus conjuntos / y siento más tu muerte que mi vida (...) de Elegía, Miguel Hernández. A Jorge, in memoriam... (1976-2016)

jueves, 28 de julio de 2016

MATERIALES SOBRE CÁRCEL Y SALUD MENTAL

Fuente: primera vocal

Un compañero nos ha facilitado las dos guías que adjuntamos sobre salud mental y cárcel. La primera de ellas es una especie de manual con tintes de autoayuda editado por el ministerio del interior español el año pasado, en el 2011. Recomendamos echarle un vistazo para que cada cual saque sus propias conclusiones. Desde luego, nosotros creemos que la relación entre dolor psíquico, encierro y orden social es ligeramente más compleja y jodida que la que se apunta en las actividades descritas dentro de sus páginas.



La segunda tiene un mayor interés para entender el ordenamiento interno de los centros penitenciarios en lo que respecta a la salud mental, así como para poder comparar lo que es el modelo ideal planteado sobre el papel y la terrible realidad a la que se enfrenta la gente privada de libertad. En un sentido crítico y práctico, el documento titulado Aspectos ético-legales de la salud mental en prisión que viene en la guía es un referente para emprender un necesario análisis de cómo se gestiona la salud mental en los talegos -ahí queda el reto planteado-.

 
Por nuestra parte, y como apunte, nos gustaría señalar que el despliegue del aparato psiquiátrico en un espacio en el que las personas están privadas de libertad (las palabras que siguen podrían aplicarse también a los centros de menores cerrados, y en cierta medida a muchas residencias donde se aparca a un número considerable de ciudadanos que no cumplen con el patrón de normalidad impuesto – y que pueden ser desde ancianos a autistas, pasando por gente con deficiencias mentales diagnosticadas-) no es sino la quintaesencia de cuanto sucede fuera de los muros, y por tanto, un lugar privilegiado para ver sin filtros ni maquillajes (a no ser que sean tan burdos como la primera de las guías comentadas) el ejercicio del poder a través del diagnóstico (cuando lo hay) y la medicación.

Si uno contempla la cantidad de reclusos que ingieren psicofármacos, en seguida puede realizar al menos dos razonamientos más o menos extremos: el primero sería el más automático, y consistiría en pensar que la realidad carcelaria es tan jodida que las drogas (legales en este caso) son necesarias para soportarla; el segundo se ceñiría a los hechos concretos, y debería concluir que una cárcel entonces no es una cárcel (un espacio de reclusión), sino un psiquiátrico, dado que su población está inmersa en un océano de patologías mentales. Si se aceptara este último, cualquier resquicio ético debería argumentar que las cárceles deberían dejar de serlo y mutar en centros terapéuticos (sin entrar a valorar la falta de libertad que existe en estos). Si aplicamos el sentido común y tratamos de conjugarlo con los conocimientos reales y empíricos que tenemos de cómo es el día a día en la cárcel, es posible dar con un razonamiento más pegado a lo real… en efecto, la vida en la cárcel es una mierda y las posibilidades de sufrir psíquicamente son mayores (al igual que tiene más papeletas para que se le vaya la cabeza alguien en situación de precariedad económica y emocional, que una persona acomodada y rodeada por cierto tejido social), pero también existe una suerte de hibridación entre la imposición de la ley, el encierro, y la medicina, en este caso la psiquiatría. De esta manera, el diagnóstico psiquiátrico y la posterior medicación (aunque como ya hemos insinuado, el primero no siempre se da) funcionan no tanto como un remedio terapéutico (pues insistimos en que habría que admitir entonces que más que cárceles, el Estado tiene centro psiquiátricos encubiertos), sino como medida de contención de la población reclusa; y por tanto, y a la vista de todos los tratados humanitarios internacionales, de una forma de tortura. Al fin y al cabo, en esta segunda guía podemos leer que una de las características que definen al Trastorno de personalidad antisocial o disocial es la “irresponsabilidad consistente y falta de consideración de las reglas y normas”… ante lo cual nos preguntamos: ¿es una enfermedad desafiar una norma o una regla si la consideramos injusta?, ¿quién define un concepto tan escurridizo como la irresponsabilidad?, ¿lo es realizar una huelga de hambre para llevar a cabo una reivindicación o destrozar la celda como protesta frente a una agresión?, ¿eran unos “locos” todos los compañeros que han luchado en las cárceles para conquistar mejoras y visibilizar sus condiciones de encierro?… es más, ¿es posible que exista una medicación para esta “enfermedad” que no sea otra que proporcionar drogas y anular la voluntad y autonomía de quienes no se doblegan?


lunes, 25 de julio de 2016

DESDE DENTRO: PROPUESTA DE LUCHA COLECTIVA PARA SER DIFUNDIDA Y DEBATIDA DENTRO Y FUERA


El olvido social, la falta de conciencia y desinterés generalizado por los asuntos carcelarios equivale al beneplácito de la arbitrariedad, la prepotencia y la vulneración de sus propias leyes por la administración carcelaria, apoyada pasivamente por los Juzgados de Vigilancia Penitenciaria, informados exhaustivamente de lo que pasa en las cárceles, pero incapaces de ejercer su función legal de “tutela judicial efectiva” de los derechos de lxs presxs.


Propiciando una situación en la que las personas presas nos vemos sistemáticamente sometidas a abusos de poder, agresiones, torturas físicas y psíquicas continuadas, y a unas condiciones de existencia inhumanas y degradantes en multitud de aspectos: abandono médico-sanitario, explotación laboral, indefensión jurídica, discriminación cultural, inexistente libertad de expresión, etc. Los gobernantes de derecha, izquierda y centro se hacen los ignorantes ante las anomalías, deficiencias, desequilibrios y torturas de la “Institución Penitenciaria” y sólo se dedican a endurecer las leyes, buscando el ignorante aplauso social, utilizando a su antojo los medios de comunicación (o manipulación de masas), engañando a la sociedad, pretendiendo vender a sus conciudadanos un estado de derecho SIN DERECHOS.

Mientras se supone que se nos tiene presos por haber incumplido la ley, quienes deberían teóricamente defenderla se ríen de ella en todo lo que a nuestros derechos se refiere, vulnerándolos sistemática y rutinariamente y castigando a lxs presxs que intentan denunciarlo. Para empezar, no exigimos más que eso, que se nos cumplan nuestros derechos en lugar de solamente exigirnos nuestras obligaciones. Tenemos derecho a mostrarnos en desacuerdo con sus procedimientos. Si un preso golpea a un funcionario es castigado, se le sanciona administrativamente y se le abre un sumario por el que se incrementa su condena. Ahora bien, si una manada de carceleros viene a enseñarle “lo que vale un peine” (siempre cuidándose de que no les graben las cámaras, claro), el preso será golpeado impunemente con abuso de superioridad numérica, sometido a sanción disciplinaria según el reglamento carcelario y castigado con sumarios y condenas por jueces que no atienden más que al principio de “presunción de veracidad del agente de la autoridad en el ejercicio de sus funciones”. ¿Esto es justicia?

Tenemos claro que hay dos formas de cumplir condena. La más generalizada, por desgracia, es la sumisión y acomodamiento a la institución carcelaria y la colaboración con ella, en espera de recompensas que no son más que la otra cara del miedo a las torturas o al alejamiento geográfico de los familiares, lo que lleva a muchos a la traición, a través del famoso “divide y vencerás”. La otra forma de cumplir condena es el posicionamiento, el enfrentamiento y la lucha activa contra la injusticia, la degradación y la impunidad carcelaria. Lo que hacemos en este texto es una propuesta en ese sentido, dirigida en primer lugar a todas las personas presas que estén de acuerdo con nosotros en que el único camino que nos queda para defender nuestra dignidad es luchar unidos por nuestros derechos, ya que las leyes que teóricamente nos los reconocen sólo se cumplen para castigarnos.

Nos remitimos a la experiencia de organizaciones de autodefensa de las personas presas como COPEL, APRE y otras que no adoptaron ninguna sigla. A semejanza de las primeras, nosotros también queríamos proponer unas siglas (ASPRELA: Asociación de Presos En Lucha Activa), pero hemos decidido retirar ese detalle, porque pensamos que adoptar o no un nombre común debe ser decisión de todxs lxs participantes. La cuestión queda abierta a la discusión. Sí que proponemos, como en aquellos intentos memorables, una tabla reivindicativa donde denunciemos las situaciones que en mayor medida atentan contra nuestra dignidad y nuestra vida y nos fijemos unos objetivos a alcanzar a corto y medio plazo, pues a largo plazo luchamos por la abolición de las cárceles y del poder punitivo del Estado. Esperamos que propongáis todas las modificaciones y añadiduras que estiméis convenientes. Igualmente proponemos, para empezar, una táctica, un procedimiento de lucha común, en principio simbólico, para mostrar que estamos ahí y saber quiénes somos. También es necesaria la discusión sobre este punto: ¿qué medios de lucha os parecerían más convenientes para dar a conocer y hacer que se escuchen nuestras demandas? A continuación, una lista abierta de las reivindicaciones que se nos ocurren. Esperamos vuestras sugerencias para completarla.

1ª) Exigimos el fin de las torturas, agresiones y tratos crueles, inhumanos y degradantes y de la impunidad de los carceleros en su práctica en todas las cárceles del Estado español, con la creación de mecanismos de control y garantía de que no van a volver a producirse, y de procedimientos de vigilancia y prevención totalmente independientes de las administraciones estatales. Que los juzgados tramiten todas las denuncias, que el médico forense examine inmediatamente a los denunciantes y que se mantenga fuera del contacto con la población reclusa a todxs lxs carcelerxs que hayan sido denunciadxs por malos tratos, tato inhumano, vejatorio, tortura, abuso de poder o exceso de rigor de obra o de palabra.

2ª) La erradicación de los FIES, abolición del llamado “régimen especial” de castigo y cierre absoluto de los departamentos de aislamiento, porque conducen a la persona presa que los sufre a estados vegetativos, anulando y destruyendo su personalidad a través de la sumisión y las privaciones de todo tipo: sensorial, cultural, relacional, afectiva… Porque sirven para reprimir y silenciar cualquier tipo de reivindicación, apartándonos del resto de la población reclusa con la excusa de que ejercemos en ellos la influencia de nuestro sentir libertario, para así poder pisotearnos, dividirnos al antojo de la “institución”, degradarnos física, psíquica y moralmente, anular nuestros derechos fundamentales y suprimirnos como seres humanos.

3ª) El fin de la dispersión de presxs. Exigimos que cada presx pueda cumplir sus condenas en sus comunidades de origen o allá donde se encuentre su entorno afectivo. Y, por supuesto, para evitar que nuestras amistades y familias se arriesguen a sufrir accidentes de tráfico, muy frecuentes por venir desde cientos de kilómetros para vernos 40 minutos de mierda  tras un cristal

4ª) Exigimos que los servicios médicos no estén adscritos a IIPP, sino que sean independientes de ellas, para que lxs presxs reciban los mismos tratamientos que la gente de la calle;  para evitar la práctica de la “vista gorda” en los partes de lesiones por torturas, palizas y malos tratos y que se manipulen los informes clínicos, falseándolos; y para evitar etiquetas de “sobredosis”, “ahorcamientos”, etc. a los presxs asesinadxs en las cárceles del Estado español ¡Basta ya de impunidad y complicidad corporativista entre médicos carceleros y carceleros!

5ª) Exigimos la aplicación inmediata de los arts. 104.4 y 196 RP a todxs lxs enfermxs crónicxs, sin que exista el requerimiento de que entren en fase terminal. En una fase media ya deberían ser excarcelados para poder ser tratados y cuidados dignamente, cosa imposible dentro de las cárceles. ¿Qué justicia permite morir a seres humanos como están muriendo muchxs compñerxs presxs? ¿Acaso no merecen vivir sus últimos días con su entorno afectivo?

6ª) Respecto a lxs enfermxs mentales, exigimos que se les trate adecuadamente en lugares apropiados para ello y no en las cárceles, y mucho menos en régimen cerrado o en aislamiento. Nosotrxs, como presxs en lucha, nos comprometemos a velar por todxs ellxs. No permitiremos que se les torture ni que se haga negocio con ellxs.

7ª) Exigimos que los “programas” con metadona, tratamientos psiquiátricos, etc. vayan acompañados de grupos de apoyo, psicólogos, terapeutas, etc. independientes de las II PP, con el único fin de que sirvan para dejar las drogas, no para sustituir las adicciones de lxs presxs por adicciones a drogas legales que les llevan a depender del Estado. Consideramos el mal uso de estos “programas”, sin apoyo, tortura continuada.

8ª) Exigimos que haya apertura de investigación, esclarecimiento y delimitación de responsabilidades por lxs compañerxs muertxs en las cárceles del Estado español desde el principio de lo que llaman “democracia” hasta el día de hoy. Exigimos la publicación en los medios de manipulación de masas, mal llamados “medios de comunicación nacionales”, del total de esas muertes con el fin de que la sociedad comprenda lo que están subvencionando con sus impuestos. Y que lxs responsables de todas las muertes de nuestrxs compañerxs sean juzgados por lo que han hecho. ¡¡Ni olvido ni perdón por las muertes en las cárceles del Estado español!!

9ª) Queremos que las estructuras carcelarias abran sus aulas, talleres, gimnasios, etc., accesos formativos y culturales a lxs presxs que tachan de “irrecuperables” y que las unidades docentes nos impartan clases como al resto de presxs. ¿Qué justicia permite la privación del derecho a la cultura? Se llenan la boca de palabras grandilocuentes como “reinserción”, “rehabilitación”, etc., pero sus cárceles  fomentan la prisionización, la degradación humana, el deterioro de la salud, la drogadicción, el desarraigo social y familiar…

10ª) Exigimos que los “módulos de respeto” no sean utilizados como escaparates, para pasear a los visitantes ¿Por qué no los pasean por las celdas de castigo o por los “módulos conflictivos”? Exigimos que no se utilicen como se hace ahora estos “módulos de respeto” para chantajear a lxs chavalxs con supuestos beneficios penitenciarios a cambio de degradarles moralmente y esclavizarles.

11ª) Exigimos que se deje de cachear integralmente a las familias y amistades visitantes y que se deje de utilizar rayos X para revisar a lxs presxs. Y que se pueda comunicar por cualquier vía con amistades sin ninguna limitación ni requisito burocrático.

12ª) Exigimos a los juzgados, fuerzas de seguridad del Estado y represrxs varixs que no criminalicen la solidaridad entre personas. Lxs presxs y lxs grupos de apoyo a presxs somos unx. Si lxs tocáis a ellxs nos tocáis a nosotrxs.

Proponemos que para sustentar al principio estas reivindicaciones y darlas a conocer dentro y fuera de las cárceles, vayamos haciendo ayunos mensuales, los primeros días de mes, por ejemplo. Quien vaya a hacer ayuno, que lo comunique con antelación a los grupos de apoyo de la calle, razonando sus motivos personales lo mismo que los colectivos y, si así lo estima, conveniente, a la dirección de la cárcel y quizá a otras instituciones, como congreso de los diputados, “defensor del pueblo”, juzgados de vigilancia, etc.

Proponemos también que no se deje de denunciar judicialmente ningún abuso que podamos sufrir o tengamos noticia que se infiere a algunx compañerx. No es que tengamos ninguna confianza en el “poder judicial” del Estado, pero así ponemos de manifiesto en mayor medida su hipocresía y mala fe y podemos forzar la máquina burocrática, lo cual puede ser un medio de presión tan bueno como cualquier otro. Necesitaremos todo el apoyo jurídico que se nos pueda prestar desde la calle, pero también podemos capacitarnos nosotros en el uso de los mecanismos legales para obtenerlo, como la justicia gratuita o los Servicios de Orientación Jurídica Penitenciaria. Aunque no confiemos demasiado tampoco en ellos, poniéndolos en marcha impediremos que se anquilosen y pondremos en evidencia sus contradicciones. Denunciar todo lo denunciable también públicamente para que sea difundido en los medios afines.

Todo lo anterior no es más que una propuesta, un borrador para ser discutido entre todxs lxs compañersxs presxs que quieran participar, salvo colaboradorxs y chivatxs, violadores, fascistas, maltratadores y pederastas. Esperamos vuestras aportaciones y sugerencias que intentaremos integrar en un manifiesto colectivo que esperamos sea asumido por la mayor cantidad posible de compñerxs. Mientras tanto, como una señal de que estamos dispuestxs a participar en la lucha común, todo el mundo podría empezar con los ayunos mensuales, al mismo tiempo que se pone en marcha la discusión.

Carta Del Tokata Presentando La Propuesta De Lucha De Unxs Compañerxs Presxs (http://tokata.info/carta-del-tokata-presentando-la-propuesta-de-lucha-colectiva-de-unxs-companerxs-presxs/ )
Información en Tokata sobre los antecedentes de esta lucha ( http://tokata.info/category/asprela/ )

Fuente: TOKATA

jueves, 21 de julio de 2016

LA COMUNA NUEVAMENTE SERÁ EN PARÍS


(...) Como usted sólo tiene sus propias experiencias para saberlo, y esas experiencias son las mismas en cualquier situación, nada podría mostrarle cuál de las dos situaciones es la real.” Jonathan Dancy


La comuna nuevamente será en París... Y a pesar de darle la razón a los fascistas blancos de la vanguardia progre-pseudo-intelectual y decadente que acelera los pasos por La Défense y vota Le Pen, que ya es pasado y que ya no tendrá nunca jamás importancia en la ciudad de la luz. La verdad es que París sigue siendo París.

Como lo es Tánger con sus hoteles sesenteros y su pasado esplendor, o como es la ciudad de los muertos con su rutina cautiva en El Cairo, o como lo fue la presencia libre de Gadafi levantando un continente cuando se dieron cuenta de que aquel desierto yermo que la habían dado a Italia por equivocación era el país más rico del mundo... O como es la muerte a la que el Ganges tiñe de atardeceres que nunca entenderán ni el blanco Obama ni el protestante Clinton.

El Cairo, cual Marruecos, cual Turquía sin su cancerbero Erdogan, cual el Irán de Persépolis, amanece con el sol que acompaña el lamento de las mezquitas que hacen coro con los kilómetros de playas negras inertes ante muros de olas gigantes como las de Bahía, tan inexpugnables como nuestra ignorancia – tan alejadas de los paraísos tranquilos del Caribe - a los que miran con el respeto del que busca la costa de África desde donde ya pertenece con la nostalgia de lo que pudo haber sido y no fue. 

Cómo siempre lo será Portbou... No se por qué empatizo tanto con Walter Benjamin al que tan poco me une sino el dolor o el saber que no se puede escapar a ningún lugar cuando se ha visto la Ciudad de la Luz...

No sé que sucio y gris recuerdo me llevó allí, debería olvidarlo pero no puedo. A veces me parece verlo tomarse una cerveza húmeda de tan fresca, en una de esas jarras de cerámica blanca que había en el Hotel Francia, fumando tranquilo, como la tomaba a veces Gustav, el gris escritor alemán que buscaba la inspiración en Muerte en Venecia, con la dignidad que le otorgó Thomas Mann no con la derrota moralista con la que tiño el amor Visconti. Quizás será porque lxs dxs somos como ladrones de bicicletas sentados en bordillos con un niño que no para de hacer preguntas incomodas... en mi caso las preguntas las hace Duffy que ha estado allí y que sabe más que yo.

Y es que es extraño, pero no existen tunecinos en Marsella, en Niza o en París que se radicalizan, como ocurrió "siglos ha"en la península ibérica, cuando se está 800 años, no están, estamos.... y París a pesar de que les duela, es argelina, tunecina y pakistaní... china y turka y sobre todo kurda... lo es desde hace más de seis generaciones, como lo es Barcelona desde hace tres... y además que hermoso suena el hip hop en francés cuando lo rapea la peña negra desde la Plaza de la República.

París ya no es la deriva, aunque es grato ver a los situacionistas de ese anarquismo libre, honesto y hermoso, europeo en su esencia – sin infravalorar las demás diferentes esencias – tan alejado del casticismo bastardo del anarquismo ibérico. La tumba de la soledad de Balzac, siempre desierta... no como la de Jim Morrison... siempre repleta. Qué hermoso que esté el monumento – y que pequeño – a los republicanos españoles (en el sentido bueno de la palabra, porque no comparto el acatamiento de la ley - buena o mala - y como no me gustan las representaciones, a veces – por no decir siempre – me gustan las delegaciones) enfrente de los luchadores de la Comuna en el cementerio de Père-Lachaise.

No hay que respetar los esquemas de los amos. Quizás se debería dejar de infrvalorar la individualidad, sobre todo cuando la organización al uso, desmoviliza, asimila y acomoda. Quizás la colaboración sea mejor.... por proponer una lluvia de ideas... Comenzar de nuevo no es modificar lo existente, es hablar de los cimientos, de los principios de los que hemos sido despojados o de los que como lastre abandonamos, como el de la libertad – constructo que simbolizaria la esencia de lo que fuímos y podemos volver a ser - 

La estructura, siempre perfectamente engrasada y encajada chirria con el ruido del despertar de las conciencias, de las honestas, de las que luchan, de las que aman, de las que se apasionan, de las que andan con los pies descalzos sobre la hierba, de las que follan... de las que viven con la pasión de las que como París siempre permanecen.

Suelo equivocarme en todo, porque lo deseo todo, y creo que todo está a punto de caramelo, como las peleas en las ferias de los pueblos, donde se venden algodones rosas entre canciones de Camela y autos de choque, porque igual que un día los franceses entraron en las casas argelinas agarrando por el pelo que hoy tanto dicen defender a numerosas mujeres, igual que hoy cuando sacan del mismo pelo en El Aaiún a mujeres saharauis lxs policías marroquíes, y sus jefes, los que por la mañana bombardean gentes de un color diferente al blanco y por la tarde se hacen fotos en el ONU con secretarios generales negros, cuando practicaron unos de los tantos genocidios como el que provocaron ilustradamente en Argelia o como el que se está practicando en el Sáhara y que fueron capaces de exportar entre tangos y mate, la verdad es que cuando la manzana esta roja y brillante, cubierta de curtido caramelo rojo, en su punto... está a punto de caramelo.

Y se ve porque me ha contado el Duffy que cuando grupos de policías armados entran en alguna estación de metro como por ejemplo la de Sebastopol y esposan a alguna persona de color distinto al blanco... los blancos desaparecen pero los de colores diferentes aprietan los puños y son uno, y se siente el hartazgo y la honestidad y la pena y la rabia que canta Keny Arkana y los policías que habían entrado fuertes con sus armas se empiezan a hacer pequeños como el Mouline Rouge cuando en sus alrededores y aledaños una prostituta argelina llora de pena bajo los neones.

Francia ya es el sur y sé que pronto habrá una nueva Comuna, aunque se llame de otra forma o no se llame, y casualmente volverá a ser en París... No podía ser de otra manera porque a pesar de todo lo bueno y lo malo, lo vale, como las misas. Recordad que no sera en Francia, ni pongamos... en Madrid... Recordar que sólo hablaba de París.

martes, 19 de julio de 2016

[ZGZ] JUSTICIA PARA MIGUEL ÁNGEL FERNÁNDEZ, MUERTO EN LA COMISARIA DE RANILLAS EN EXTRAÑAS CIRCUNSTANCIAS


Unas 200 personas, además de las habituales del barrio, se han concentrado hoy en la Plaza Santo Domingo del zaragozano barrio del Gancho exigiendo justicia para Miguel Angel Fernández Fernández, muerto, tras recibir una brutal paliza, en la comisaria de Ranillas de Zaragoza: 


El 4 de Abril Miguel Angel Fernández Fernández, joven vecino del barrio de Torrero, fue detenido y brutalmente golpeado por agentes de la policía nacional. Posteriormente fue trasladado a los calabozos de la comisaría de Ranillas, donde continuaron los golpes. El miércoles 6 de Abríl fue hallado muerto dentro de la celda de los mencionados calabozos debido a un "edema pulmonar agudo". Nos parece muy raro que ninguno de los policías allí presentes se enterara ya que, cuando sucedió, Miguel Angel se encontraba con otras tres personas más en la misma celda, quienes habían alertado a los agentes de que su compañero podía haber fallecido.

Según la policía y la prensa, se trata de una muerte por causas naturales de una persona con "un alto historial delictivo". Para nosotras es un asesinato (y por desgracia no el primero) y nos da igual lo que esta persona haya hecho. NADIE MERECE MORIR EN UN CALABOZO, NADIE MERECE MORIR EN MANOS DE LA POLICÍA.

Esta persona, Miguel Angel, pagó con su vida la injusticia de un Estado que una vez más vuelve a demostrar su carácter violento, en este caso, en una situación de detención que ha podido permitir un nuevo caso de abuso policial, con el trágico resultado de su muerte, con el correspondiente sufrimiento añadido para sus familiares y amigxs. Queremos que, en esta ocasión, esta muerte no quede impune y, por ello, vamos a llevar un seguimiento detallado del caso para exigir que se haga justicia.

Octavilla repartida en la concentración